Menú Principal | Guía Eclesiástica | Página inicial de SC


- La Diócesis fue declarada en estado de misión permanente
- Conclusiones finales del Congreso Diocesano Misionero
- Saludos desde Perú



Delegación para la Animación Misionera


Discípulos misioneros:
“Ustedes son la luz del mundo y la sal de la tierra”


La Diócesis fue declarada en estado de misión permanente


El 23 de mayo, domingo de Pentecostés, durante la clausura del primer Congreso Diocesano Misionero, Mons. Eichhorn realizó el envío de los participantes y declaró a la Diócesis en estado de misión permanente. 


Invitando a asumir una firme decisión misionera y remarcando la necesidad de una conversión pastoral, como un camino concreto, el Sr. Obispo se comprometió a redactar una Carta Pastoral para proponer a toda la Diócesis el proyecto misionero diocesano, en articulación con el itinerario de Pastoral Orgánica. Asimismo, en espíritu de comunión con toda la Iglesia argentina, subrayó las acciones destacadas que el Episcopado propone para la misión permanente, para que enmarquen dicha propuesta misionera.



“Como el Padre me envió, así yo los envío a ustedes”
Mensaje de Mons. Eichhorn

La Pascua
ha llegado a su plenitud; el don del Espíritu ha sido derramado sobre la Iglesia. Esto llena de alegría nuestros corazones, nos enciende con el fuego del amor. Nos sentimos llenos de entusiasmo para salir a anunciar y compartir esta Buena Nueva: ¡Cristo resucitado está entre nosotros! ¡Él nos ha dado su Espíritu, un mundo nuevo ha comenzado!

Es el pregón misionero que Jesús nos confía: “Como el Padre me envió, así yo los envío a ustedes” -lo escuchábamos hace un instante en la proclamación del Evangelio- y es lo que queremos, como discípulos misioneros asumir como estilo de vida y tarea prioritaria.

Para esto Jesús nos da su Espíritu: “Sopló sobre ellos y les dijo: ‘Reciban el Espíritu Santo…’”; sólo con esta fuerza, esta luz, este amor, podemos llevar a cabo este mandato y ser fieles al Señor con nuestra entrega generosa.


Recordemos lo que nos dice Aparecida: “La fuerza de este anuncio de vida será fecunda si lo hacemos con el estilo adecuado, con las actitudes del Maestro, teniendo siempre a
la Eucaristía como fuente y cumbre de toda activad misionera. Invocamos al Espíritu Santo para poder dar un testimonio de proximidad que entraña cercanía afectuosa, escucha, humildad, solidaridad, compasión, diálogo, reconciliación, compromiso con la justicia social y capacidad de compartir, como Jesús lo hizo. El sigue convocando, sigue invitando, sigue ofreciendo incesantemente una vida digna para todos. Nosotros somos ahora, en América Latina y El Caribe, sus discípulos y discípulas, llamados a navegar mar adentro para una pesca abundante. Se trata de salir de nuestra conciencia aislada y de lanzarnos, con valentía y confianza, a la misión de toda la Iglesia (DA 363).


Terminamos este 1º Congreso Misionero Diocesano. Ahora nos queda asumir el desafío. Es la “firme decisión misionera” que todos debemos asumir, entrando “decididamente, con todas sus fuerzas en los procesos constantes de renovación misionera…” (id. 365).


Esto significa sacudir nuestra conformidad y comodidad, superar la tentación de mantener lo que tenemos, sin mirar el mundo que ha cambiado, nuestras comunidades que se están diezmando paulatinamente, la necesidad de Dios que tienen nuestras comunidades y sus hombres y mujeres, que conviven en este gran conglomerado humano que es nuestra Diócesis. Es necesaria la conversión pastoral, lo cual significa una “necesidad, en fidelidad al Espíritu Santo que la conduce, una renovación eclesial, que implica reformas espirituales, pastorales y también institucionales” (DA 367).


“¿Qué se entiende por conversión pastoral? No hay dudas que si hablamos de ‘conversión’, este término está vinculado a ‘errores, infidelidades, incoherencias y lentitudes’ pastorales que hay que abandonar para que la transmisión del Evangelio sea más fecunda” (CEA: Carta Pastoral, sept. 2009).

La conversión pastoral, tanto de los ministros ordenados, como de los agentes pastorales y las mismas comunidades se impone hoy, más ante la exhortación de Aparecida: “…abandonar las estructuras caducas que ya no favorezcan la transmisión de la fe” (365); parroquia que no se renueva, se muere. “La conversión pastoral de nuestras comunidades exige que se pase de una pastoral de mera conservación, a una pastoral decididamente misionera. Así será posible que el ‘único programa del Evangelio siga introduciéndose en la historia de cada comunidad eclesial’ con nuevo ardor misionero, haciendo que la Iglesia se manifieste como una madre que sale al encuentro, una casa acogedora, una escuela permanente de comunión misionera” (DA 370).

 

Conversión pastoral implica, por tanto, mucho más que planificar y realizar eventos pastorales misioneros -que siempre serán necesarios-, sino un cambio de mentalidad: asumir un estilo misionero, evangelizador, constante y permanente en el interior y vida misma de nuestras comunidades, más aún, renovar el ardor y la pasión por evangelizar: comunicar a todos el don que he recibido, la Vida Nueva en Jesucristo. Es el sentido de la misión permanente: eventos continuos y estilo de vida renovados.

 

Terminado este 1º Congreso otras instancias nos esperan

En primer lugar, me comprometo a redactar una Carta Pastoral para proponer a toda la Diócesis el proyecto misionero diocesano, en articulación con el itinerario de Pastoral Orgánica. Este será un camino concreto, que cada comunidad, en comunión y participación de todos sus miembros, intentará recorrer adecuándolo a su propia realidad.

En segundo lugar, en espíritu de comunión con toda la Iglesia argentina, subrayar las acciones destacadas que el Episcopado nos propone para esta misión permanente:

a)    Alentar un estilo misionero en la pastoral orgánica y diocesana, en especial desde la Parroquia.

b)    Priorizar una pastoral misionera desde la catequesis de iniciación.

c)    Promover el compromiso misionero hacia una sociedad más justa y responsable. Pastoral Familiar y Doctrina Social de la Iglesia.

d)    Expandir procesos misioneros permanentes.


Estas orientaciones deberán enmarcar toda nuestra propuesta misionera.

 

Ante esta tarea, podemos quizá sentir temor al esfuerzo grandioso que tenemos que realizar, y habrá, sin duda, muchos obstáculos; escuchamos la voz de Jesús: “¡No tengan miedo!”; Él nos ha llamado, Él nos envía, Él nos acompaña, Él nos da el Espíritu. Esto anima nuestra confianza; la obra es suya, nosotros cooperamos con nuestro trabajo. Con oídos de discípulos, escuchemos una y otra vez aquello que Él dijo a los apóstoles en el lago de Tiberíades: “Tiren la red a la derecha”. Ojalá como Pedro todos digamos siempre: “En tu nombre echaré las redes”. ¡Confianza, seguridad, Él está con nosotros!

¡Iglesia de Nuestra Señora del Buen Viaje! Como María, nuestra Madre, no dudemos en decirle al Señor: “He aquí tu servidora, que se cumpla en mí tu Palabra”.

María, Madre de la escucha y de la misión, ayúdanos a ser fieles a Jesús. Amén”.



 

 



Congreso Misionero Diocesano

Conclusiones finales

Los congresistas reunidos en torno de la Fiesta de Pentecostés, descubrimos juntos la invitación de Jesús a alentar la vocación misionera de la Diócesis, a través de estas acciones:

ENCONTÁNDONOS, ABRIÉNDONOS, SALIENDO. Por eso queremos responder con éstas propuestas:

·      ENCONTRÁNDONOS. Para ser discípulos misioneros en nuestra Diócesis necesitamos conocernos, vincularnos y formarnos juntos para la misión.

Además, celebrar encuentros festivos misioneros que nos animen en la fe y sean anuncio de Jesús vivo.

·      ABRIÉNDONOS a los otros, asumiendo una actitud de apertura e inclusión.

      Reconectándonos con la realidad juvenil, abriéndonos a su mundo; creando espacios apropiados para chicos; jóvenes, familias.

·      SALIENDO al encuentro de los más alejados de distintas maneras: Misionando en el barrio; promoviendo la lectura orante en pequeñas comunidades de base; con retiros u otras instancias ofrecidas por los movimientos; saliendo a los jóvenes en los lugares que se convocan; utilizando los medios de comunicación y las nuevas tecnologías.



Qué propone el Congreso:

Instalar la misión permanente con un proyecto de misión diocesano que nos dé criterios comunes, que cada comunidad, movimiento y escuela pueda adaptar a su realidad con proyectos y estilos misioneros adecuados a niños, jóvenes, familias, pobres, débiles y sufrientes, propiciando la participación de todos, sumando conocimientos y voluntades. 


Cómo:

En todas las propuestas concretas que se propusieron desde los grupos, aparecieron constantes que proponen una TRANSFORMACIÓN en nuestras comunidades para vivir en misión permanente.


El encuentro personal con Jesús es lo primero que nos transforma, nos capacita par la transformación que la comunidad necesita, para que nuestros criterios sean evangélicos y nuestros vínculos de familia (retiros, grupos de oración).

·      Asumir la vida cotidiana como el ámbito propicio para nuestra pastoral, transforma nuestra comunidad de una pastoral paralela a la vida de la gente, a una comunidad de discípulos misioneros que la asume como camino de la misión permanente. (familia, trabajo, estudio, entidades barriales, políticas, escolares, fiestas, etc.)

·      Vivir nuestras comunidades como familia, transforma la institucionalización y burocratización en realidades fraternas. Que vayan naciendo comunidades pequeñas, cercanas, personales.

·      Vivir la complementariedad de las vocaciones (laicos, sacerdotes, consagrados, obispos) transforma lo monopolizado o capitalizado en una sola persona, en comunidades donde hay diálogo y riqueza de carismas y ministerios.

·      Vivir la fiesta como espacio que transforma los vínculos que son formales y distantes, en vínculos fraternos, de familia. El deporte, la cultura, la música, son formas de vincularnos con la gente como interlocutores válidos y valiosos. Es un encuentro y ahí se realiza el acontecimiento evangelizador.

·      Vivir la solidaridad, el contacto con los que sufren, transforma nuestra comunidad, porque salimos del individualismo e indiferencia y el que sufre se hace parte de la comunidad. Su vida nos enriquece y nos abre a Jesús.

·      Vivir el encuentro y la comunicación con espacios y canales adecuados, transforma la Diócesis de comunidades que trabajan aisladamente, en una gran comunidad que suma sus esfuerzos.

 

Para convocar más agentes animadores de la misión jóvenes proponemos:

  • Generar espacios específicos de tiempo, acompañamiento, integración y  comprensión.
  • Formación de animadores de jóvenes, promover la lectura orante.
  • La riqueza de la fuerza de la juventud y la experiencia de los adultos que orientan y acompañan

 






Congregación de los Sagrados Corazones

Vocación misionera

Saludos desde Perú


El R. P.
Hermann Wendling es un sacerdote de origen alemán, perteneciente a la Congregación de los Sagrados Corazones. En la Diócesis, fue párroco de Sagrada Familia de Morón Sur. Después de 20 años en Argentina, en el 2004 se trasladó a San Juan del Oro, Perú, para remplazar al P. Francisco. Desde el 14 de mayo de 2010, es el párroco de Santa Rosa de San Juan del Oro, y administrador parroquial de Yanahuaya y Putina Punco.

Desde aquel lejano pueblito
de la selva peruana, nos acerca sus mejores deseos para Pentecostés y el Bicentenario; y encomienda su Parroquia a nuestra oración, que este año cumple sus Bodas de Oro.


 

 

 

 

Delegación para la Comunicación Social de la Diócesis de Morón


OFICINA DE PRENSA DEL OBISPADO DE MORÓN

Sr. Fabián Parodi.

De lunes a viernes de 9 a 12 horas.

Buen Viaje 936 - Morón     

Teléfono: 4629-3143

E-mail: encuentrodiocesano2005@gmail.com / obmoronprensa@speedy.com.ar

 

Se autoriza la reproducción total o parcial de la información que ponemos al servicio de nuestros lectores, citando la fuente (Koinonia, newsletter de la Oficina de Prensa del Obispado de Morón).
Este servicio cumple con la legislación sobre correo electrónico y no podrá ser considerado SPAM mientras incluya una forma de ser removido. Su dirección de correo ha ingresado a nuestra base de datos por medio de solicitud o recomendación de nuestros usuarios. Si ha recibido este mensaje por error o simplemente
desea cancelar la suscripción, puede hacerlo en la siguiente dirección: obmoronprensa@speedy.com.ar
Pedimos por favor, sobretodo a las cuentas LIVE y HOTMAIL, marcar este correo como CORREO DESEADO, porque de no hacerlo, se afecta a los demás miembros de la red.

Altas CLICK AQUÍ