Congregación de San Miguel Arcángel


“No me habéis elegido vosotros a mí, sino que yo os he elegido a vosotros, y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y que vuestro fruto permanezca”. (Jn 15, 16)

Ordenación Diaconal de Gustavo Javier Raffa

El 23 de mayo, Solemnidad de la Ascensión, en la Parroquia San José, de Morón Sur, fue consagrado Diácono transitorio Gustavo Raffa. En esa comunidad estuvo colaborando con los grupos parroquiales y especialmente con los jóvenes. La celebración fue presidida por Mons. Santiago Olivera, antiguo Vicario General de Morón y actual Obispo de Cruz del Eje. Concelebraron el P. Gino Urbanik, Viceprovincial de la Congregación de San Miguel Arcángel, acompañado de su concejo; el R.P. Casimiro Lorencowicz, Párroco de San José; y sacerdotes invitados.

Gustavo, que nació el 31 de octubre de 1975 en Morón, es el quinto de los 6 hijos del matrimonio de Pascual Raffa y Petrina Mesiniti, ya fallecida. El 5 de noviembre de 1977 fue bautizado junto a su hermano Claudio en la Parroquia San José, por el Padre Izzi. A los 5 años fue al jardín de infantes Virgen Niña y luego comenzó la primaria en la Escuela Félix Burgos, donde tomó su Primera Comunión y luego recibió el sacramento de la Confirmación. En 1989 comenzó sus estudios secundarios en el colegio San José. Estando en el quinto año, profundizó su fe en el grupo juvenil parroquial “Crecer”, fue su coordinador y asesor durante 6 años. Una intensa actividad pastoral en la Parroquia, la oración ferviente de la comunidad, y el acompañamiento de los padres miguelinos, le ayudaron a descubrir el llamado de Dios a la vida religiosa sacerdotal. Para ello, pidió ingresar en el postulantado de la Congregación de San Miguel Arcángel. Su petición fue aceptada, viajó al Paraguay e ingresó el 24 de abril de 1999.

La alegría de ser mirado por Jesús e
invitado a seguirlo más de cerca

Mons. Olivera señaló cómo la historia de vida de Gustavo se ha hecho historia de salvación. “En este tiempo, en esta comunidad, pudo percibir y escuchar a Dios. Con el apoyo de todos, pudo responder a la iniciativa del Señor”, expresó, subrayando no olvidar que Jesús es quien elige. “Él seguirá siempre invitando a seguirlo, hasta el fin de los tiempos. Siempre habrá hombres y mujeres que al escuchar la invitación de Jesús, dicen que 'sí' y son capaces de dejar todo para seguirlo.

Este es unos de los misterios de nuestra fe, es una de las alegrías de nuestra vida cristiana y, hoy, estamos siendo testigos de esta relación personal de Jesús que ha invitado a Gustavo a seguirlo, y él ha respondido que 'sí'”.

El Obispo de Cruz del Eje aclaró que Gustavo es un religioso nombrado Diácono, que vive voto de pobreza, castidad y obediencia, pero que más allá de lo que haga, la clave y la alegría radican en saber que es un hombre todo de Dios, un signo que camina por los pueblos y será llamado a ser, en primer lugar, no sólo por la palabra, sino con la propia vida, testigo de una vida que le da todo a Dios. “‘Quién como Dios' es el lema de la Congregación, que además tiene por Patrono a San Miguel Arcángel. Uno sólo puede ser capaz, con la ayuda de Dios y con su gracia, de dejarlo todo para seguirlo”, aclaró.?



Bodas de Plata de Ordenación Sacerdotal
del R. P. Lorencowicz

El R. P. Casimiro Lorencowicz de la Congregación de San Miguel Arcángel, celebró, primero en Roma, y luego, el 4 de julio, junto a su comunidad parroquial de San José de Morón Sur, sus Bodas de Plata de Ordenación Sacerdotal.

El P. Lorencowicz nació el 2 de marzo de 1958, en Gronkow (Polonia). Proveniente de una familia de agricultores, es el menor de sus hermanos.
A los 14 años, en un encuentro que mantuvo en su parroquia con los misioneros de Sumatra (Oceanía), sintió un fuerte llamado para ser sacerdote religioso y misionero. De este modo, a muy temprana edad, a los 15 años, entró en el Seminario Menor de la Congregación de San Miguel Arcángel.

Realizó sus votos religiosos y sus estudios de filosofía en Cracovia. Luego fue enviado a Italia, donde concluyó los estudios teológicos. El 31 de mayo de 1984, en la Basílica de San Pedro, recibió el Orden Sagrado de manos del Santo Padre, Siervo de Dios Juan Pablo II.

Después de tres años de sacerdocio, en el año 1987, arribó a la Argentina, y desde entonces, desgasta su vida en favor del pueblo fiel de esta tierra y del Paraguay, país en el que trabajó pastoralmente nueve años.☺

Mayo ~ Junio de 2009