Junta Regional de Educación Católica


10 AL 13 DE FEBRERO 2OO9

Por Nelly Furci

Convocando a los equipos de conducción de los colegios católicos de la Diócesis en el Colegio San José de Morón, comenzó la Semana de Pastoral Docente organizada por la JUREC (Junta Regional de Educación Católica) con las palabras de Nuestro Obispo y la reflexión sobre “El Directivo Católico: Discípulo de Jesús Maestro y Misionero de su Reino”, del Prof. Marcelo López de la Fraternidad Raboní.

Con mucha fuerza y entusiasmo nos invitó Mons. Eichhorn a preguntarnos: ¿Cómo verdaderamente evangelizamos? ¿Qué hacemos con el desafío evangelizador que tenemos las escuelas católicas?
“Precisamente, esta semana de reflexión nos plantea este problema. Nos plantea el tema de la Pastoral Educativa”. Y partiendo de un texto de San Pablo, fue desarrollando la importancia y el sentido profundo de lo que en verdad es la Pastoral Educativa y su para qué.
“Les ruego que hagan perfecta mi alegría, permaneciendo bien unidos. Tengan un mismo amor, un mismo corazón, un mismo pensamiento. No hagan nada por espíritu de discordia o de vanidad, y que la humildad los lleve a estimar a los otros como superiores a ustedes mismos. Que cada uno busque no sólo su propio interés, sino también el de los demás. Y Tengan entre ustedes los mismos sentimientos de Cristo Jesús”. Flp. 2, 1- 5.

Con estas recomendaciones que hace San Pablo a los Filipenses, nos exhortó a vivir la fe cristiana con todas sus consecuencias en nuestras comunidades educativas, unidos a Cristo y a los hermanos. Remarcó con énfasis que la fe cristiana es comunión con Jesús, adhesión a Jesús, creer en Jesús. “La fe en Cristo y la comunión en el amor es producto de la gracia, don gratuito de Dios por nosotros. Tenemos que abrir el corazón al Señor y dejar que actúe. Este es nuestro desafío: Hacer posible que el Señor actúe.
¿En qué consiste la pastoral educativa? En hacer que Dios obre, que actúe en nuestra comunidad. Ahí está el método: Hacer que todos se encuentren con Jesús, a la manera de Jesús: “¿Maestro, dónde vives? Vengan y vean”. Que vean y sientan que Dios está con nosotros en nuestras Instituciones.”

“Este actuar de Dios depende también de nosotros. Cada uno tiene que ser consciente de que Dios está llamándonos, pidiéndonos una respuesta, que está acompañándonos.
La pastoral ¿Qué es lo que tiene que hacer? Escuchar al Señor que nos acompaña, que nos habla y que se nos da en la fracción del pan para que todos creamos en Él y en Él tengamos vida. Si la pastoral no apunta a esto, perdemos el tiempo”, advirtió. “Por eso la pastoral no es hacer un calendario, una serie de eventos, actividades; la pastoral es vivir la fe cristiana en la comunidad, que está compuesta por Directivos, Docentes, familias, alumnos. Todos somos comunidad, pero cuando decimos “comunidad cristiana”, le estamos agregando un dato más: la fe, la presencia del Señor, la gracia de Dios; y esto es justamente lo propio nuestro”.

¿Cómo hacer y qué hacer para que haya una pastoral docente en nuestro colegio? “Empiecen ustedes a vivir la vida cristiana en ese lugar” remarcó el Obispo a los directivos. “No dudo en decir que la perspectiva en la que debe situarse el camino pastoral, es el de la santidad”.

“El Directivo Católico:
Discípulo de Jesús Maestro y Misionero de su Reino”

El Prof. Marcelo López nos ayudó a pensar y recordar nuestro llamado a la docencia en un colegio católico. Y así descubrir o redescubrir la invitación de Dios a ser su Discípulo Misionero, desde el lugar de ser Discípulo, desde el enamoramiento, desde la identificación con el Maestro. Porque ser Discípulo y ser Misionero es parte del mismo llamado. No se puede separar, como dice el Documento de Aparecida, el discipulado de la misión, ni la idea de misión sin el discipulado.

Nos motivó a caer en la cuenta que Dios nos está hablando, y a preguntarnos: ¿Qué nos dice Dios?. Desde lo cotidiano examinarnos, ver si nuestra realidad con respecto a la Institución Educativa es de permanencia o de pertenencia; si mi vida hoy es anuncio profético, si animamos para activar procesos de crecimiento y promoción personal y comunitario, es decir, procesos evangelizadores.

Fue muy alentador todo lo compartido para comenzar este nuevo año lectivo con entusiasmo y esperanza; con fe.
Expresó el Prof. López que hay que “cuidarse de los enemigos de la comunidad: la sospecha (murmuración), el enojo, la competencia, etc., rescatando el Ideario, porque ahí está el origen, la identidad y la misión”. Invitó a hacer todo esto desde Jesús, porque Jesús es el método. “Generemos desde nuestra experiencia de fe, 'el encuentro con Jesús'. Que los miembros de nuestra Institución vivan este acontecimiento y lo puedan comunicar a todos”, finalizó.

Virgen María, Estrella de la evangelización y Patrona de nuestra Diócesis, te entregamos toda la tarea docente de este año2009 y nos confiamos a tu amorosa intercesión.

 

Enero ~ Febrero de 2009