“Les aseguro que si el grano de trigo que cae en tierra muere, da mucho fruto”. (Jn 12, 24)

“Tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo único”. (Jn 3, 16)

Morón cuenta con dos nuevos Sacerdotes

El 7 de diciembre, Mons. Luis Guillermo Eichhorn ordenó a los Presbíteros Juan Herrera y Rodrigo Durini en la Iglesia Catedral, para que susciten y hagan crecer el Reino de Dios, anunciando a Jesucristo y dando testimonio de Él.

“La ordenación de los nuevos Presbíteros representa una gran riqueza para la Iglesia Diocesana: crece nuestro presbiterio. Todo sacerdote al recibir la ordenación es incorporado en el Cuerpo Presbiteral, cuya cabeza es el Obispo. Su tarea es la colaboración como “tarea colectiva” con el ministerio apostólico del Obispo, expresó el Rector del Seminario, Pbro. Fernando Laguna.

Siempre discípulos
“Hoy se ordenan Juan y Rodrigo; ayer nosotros; y mañana, otros: todos, siempre discípulos del Señor ~continuó el P. Laguna~ . Tomando las palabras de San Agustín cuando se dirigía a sus fieles hablando de su ministerio episcopal, los presbíteros también podemos decir a los fieles: “Con ustedes soy cristiano”, subrayando la radical igualdad de los renacidos en Cristo, nuestra condición de discípulos, siempre en camino; y continuando con Agustín que sigue “... para ustedes soy obispo”, descubrimos la gracia y la responsabilidad que el Señor nos da para el servicio de los hermanos.

El celibato
La Iglesia llama al presbiterado a aquellos que, escuchando el llamado del Señor a ser discípulos misioneros desde el orden presbiteral, descubren, además, con profunda alegría, que han recibido del mismo Señor la llamada y el don de consagrarse totalmente en el celibato sacerdotal. “Se trata de una íntima comunión de amor con Jesucristo, que dio su vida por su Esposa la Iglesia”. Juan y Rodrigo mostrarán al mundo con sencillez, al modo de Jesús, este maravilloso don que han recibido de Dios: don que es gracia, que da una forma de amar, y en la que siempre seguimos creciendo”, continuó el Rector del Seminario.

Caridad Pastoral
“Este es el que ama a sus hermanos, el que ora mucho por su Pueblo”, reza una oración de la Liturgia en aquellos días que honramos a Santos Pastores. Y de esto se trata el sacerdocio. La configuración con Cristo, la ordenación nos llevará a ser ministros de la Palabra de Dios. En el corazón de nuestra tarea, oficio de amor, celebramos los sacramentos en cuyo centro está la Eucaristía. Y además, con espíritu de servicio, somos instrumentos del Señor para conducir a todos a la comunión con Dios Padre por Jesucristo en el Espíritu Santo.

Orar mucho por su pueblo
“La oración sacerdotal estará en el corazón del sacerdote, sabiendo que la Vida viene de Dios. El Sacerdote participa así de un modo preciosísimo en la Mediación de Jesús”, indicó el Padre Fernando, concluyendo con el anhelo de que la consagración de Juan y Rodrigo ayude a la Iglesia de Morón a crecer en el servicio y el crecimiento del Reino de Dios.

Los nuevos Sacerdotes
Promediando casi 27 años de edad, Juan y Rodrigo han recorrido un camino de preparación y discernimiento en el Seminario Diocesano San José que culminó con la Consagración Sacerdotal.

Recuerdan al Seminario como un tiempo de prueba que Dios les brindó, para que realmente se pusieran en sus manos, aprendiendo a confiar en Él, sobre todo en los momentos difíciles. Un lugar donde han compartido en fraternidad la vida con sus compañeros. Un tiempo de gracia, en el que pudieron conocerse profundamente y desde allí trabajar. “A veces sobrevenían dificultades, pero fueron años muy felices. Hemos profundizado en nuestro corazón, en el del hombre, en el de la Iglesia, y en el de las comunidades”, expresaron. Compartían que cuando empieza a hacerse latente la Ordenación, se palpita y se le pide a Dios la gracia de llegar y poder vivir ese momento fuerte en plenitud. “En el compartir con todos los seminaristas y participar en la preparación de la Ordenación de cada uno, vamos soñando con la propia. ¡Surge el deseo de que llegue el momento y sea uno el que esté ahí!”, afirma Rodrigo con entusiasmo.

Un gran desafío
Los nuevos Sacerdotes junto al Pbro. Damián Ferreyra, han asumido un gran desafío en la Pastoral de Juventud. “La temática de los jóvenes, el lograr acercarse a ellos en esa etapa tan cambiante, es un desafío apasionante. Los jóvenes están deseosos de encontrar algo que le dé sentido a la vida”, subraya Rodrigo, al tiempo que Juan agrega que “nuestro desafío es tener una experiencia de Dios tal, que la contagiemos para que los jóvenes descubran que Jesús está vivo, que se interesa por la vida, que te cambia y te quiere feliz”.

“Les aseguro que si el grano de trigo que cae en tierra muere,
da mucho fruto”.
(Jn 12, 24)

Este texto del Evangelio de Juan es el que el P. Durini eligió como lema de Ordenación. Representa al Sacerdote como hombre de la Pascua. El P. Rodrigo quiere experimentar fuertemente que el Señor lo llama a ser Sacerdote y que le da la capacidad de morir confiando en la Resurrección. “Seré Sacerdote en la medida que pueda morir todos los días a las cosas de este mundo, para renacer a una vida nueva. Sacerdote es aquel que actualiza la Pascua de Jesús. Deseo actualizarla en mi vida, en las cosas y acontecimientos diarios. Es algo que veo central en la vida del Sacerdote y deseo vivirlo en mi ministerio, con la ayuda de la Gracia de Dios”.

“Tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único”. (Jn 3, 16)
El Pbro. Herrera también eligió un texto del Evangelio de Juan para su lema de Ordenación. Por un lado, expresa la experiencia de Dios que tuvo en estos años, al sentir el amor de Dios, al sentirse hijo. Y por otro, como Sacerdote, manifiesta el deseo de poder ser expresión de ese amor de Dios por el mundo: que lo ama, que no lo abandona, que lo cuida y lo sigue sosteniendo.

“He sentido la presencia de Dios muy fuerte, con mucha alegría, paz, consuelo, una experiencia desbordante. En lo bueno y en lo malo, Dios estuvo y sé que seguirá sosteniéndonos. Quiero ser testigo de esta vivencia en donde me toque, de cómo el Señor poco a poco fue llenándome. Quiero ser un hijo amado de Dios y demostrar que eso que hizo en mi vida, también lo puede hacer con los demás”.☺

Noviembre ~ Diciembre de 2008