Orden de Vírgenes Consagradas

Virginidad consagrada en el mundo: “Un don para la Iglesia y en la Iglesia”

Consagración Virginal de la Srta. Cecilia del Carmen Faccini

Tuvo lugar el 15 de agosto, Solemnidad de la Asunción de la Virgen María, en la Parroquia Cristo Rey de Haedo, de manos de Mons. Luis Guillermo Eichhorn.
Cecilia de 38 años de edad, desde hace muchos años participa en distintos servicios pastorales en la comunidad de Cristo Rey. Su vocación surgió en su juventud, y luego se convirtió en una forma de vida, hasta que descubrió que su lugar era el de virgen consagrada. De esta manera podrá amar a Cristo más ardientemente y servir a los hermanos más libremente.

“Entregarle la vida al Señor es, precisamente, una boda mística con Jesucristo. Así como dos novios se casan y se consagran para amarse y servirse mutuamente a lo largo de toda la vida, así, consagrarse al Señor es amarlo y servirlo durante toda la vida en cuerpo y alma. Todo para Él, para su servicio”, subrayó Monseñor, aclarando que este tipo de consagración, que es la más antigua de la Iglesia, no es el mismo que el de una religiosa, ya que no se vive en comunidad, ni se tienen reglas como ellas. “Simplemente, Cecilia vivirá como laica en el mundo llevando el anillo de esposa de Cristo. Todos sus distintivos no serán otros que el amor. Tiene que cumplirse en ella la Palabra de Dios: ‘Ámense los unos a otros como yo los he amado. En esto conocerán todos que son mis discípulos’. Nos daremos cuenta que Cecilia es cristiana, consagrada al Señor, por su caridad y por su trabajo para construir la unidad en la Iglesia”, afirmó el Sr. Obispo, llamando a dar gracias al Señor por su consagración, porque ella ha descubierto el amor de Jesús y respondió con generosidad entregando su vida.☺


Julio ~ Agosto de 2008