Aniversarios

El Jardín de Infantes “Casita de Todos” celebró sus 25 años de vida, con un emotivo acto que tuvo lugar el 22 de abril, en las instalaciones del Colegio San José, de los Hermanos Maristas.

La Institución, que tiene su origen en la guardería para madres solteras y de bajos recursos que funcionaba en la Casa de la Caridad, atiende en la actualidad a familias con problemas sociales y económicos de toda la Zona Oeste. La misma fue fundada el 8 de marzo de 1983, debido a la demanda comunal de este buen servicio.
Su sede se encuentra en el 485 de la calle 25 de mayo, Morón. Tel: 4629-4388.

Testimonio de su Directora:
“Fue un día de junio del año 86 cuando empecé a trabajar en éste Jardín de Infantes. La señora Ana Pastor hizo que me decidiera a elegir este lugar como "mi" lugar en la docencia.

Un día, un alumno me dijo "señorita, no te vayas, sos buena y te queremos" y me fui quedando.
¡Cuántas cosas pasaron! ¡Cuántos recuerdos! Y ¡Cuántos llantos!
Las historias fueron muchísimas y están guardadas en mis recuerdos, con alegrías, tristezas, pero siempre compartidas con paciencia con varias mamás.

“Aunque te cueste mucho y veas todo negro, al final sale todo bien", lo leí en "algún lugar” y sé que es así. En muchos momentos tuve tristezas por ver algunas injusticias para con los nenes, pero siempre Dios hizo que apareciera una sonrisa de un niño o un “te quiero seño”.

¡Cuantos recuerdos compartidos!.
Los años pasaron y ahora hay otras señoritas, gracias por todo lo que hacen por este Jardín de Infantes.
Gracias a la señora Marga, al Padre Gustavo de la Torre (Vicepresidente de Cáritas), al Padre Germán Meling, (Delegado para la Pastoral Social) y a las mamás cuidadoras voluntarias.

Como todos, tengo tristezas y alegrías, pero al verlos a ellos, todo se olvida.

¡Gracias por todo lo que me brindó el jardín de infantes!

Marisa Ninon Cortez
Directora


Junta Regional de Educación Católica (JUREC)
Tel: 4489-5615

Mons. Eichhorn junto a directivos y docentes de las comunidades educativas de la Diócesis

Los Obispos en la última Asamblea Lati-noamericana y del Caribe, en Aparecida, Brasil, animaron a vivir la fe y la misión, recordando que “conocer a Jesucristo por la fe, es nuestro gozo; seguirlo es una gracia; y trasmitir este tesoro a los demás, es un encargo del Señor”.
En este contexto y en el marco del tiempo pascual, el 22 de abril, en la Iglesia Catedral, directivos y docentes de las comunidades educativas de la Diócesis participaron junto al Sr. Obispo, Mons. Eichhorn; su Vicario, Mons. Olivera; el Delegado para la Educación, Pbro. José Antonio Demaría y numerosos Sacerdotes relacionados a las mencionadas comunidades, de la celebración de la Eucaristía y posterior ágape.

“El Objetivo de este compartir fue tomar ánimo para realizar la tarea educativa correspondiente a este año, y que la instrucción del Documento de Aparecida vaya impregnando el quehacer educativo, sobre todo la forma de ser educadores católicos”, remarcó el Pbro. Demaría.
Por eso, como uno de los signos fuertes del Documento es Jesús, Camino, Verdad y Vida, durante la celebración se realizó el gesto de representar un camino, en el que cada institución educativa colocó una huella con su objetivo pastoral, de los que se extractan algunos al final del artículo.

Emergencia educativa
Con la Resurrección comienza una nueva realidad, la nueva creación, la nueva vida.
La esperanza se acrecienta porque ya gozamos de las primicias del “cielo nuevo y tierra nueva”, del Reinado de Cristo que será pleno en la parusía, pero que ya está presente y obrando entre nosotros.

“Esta realidad de fe que celebramos y actualizamos en esta Liturgia, contrasta con el mundo en que vivimos (secularizado, que prescinde de Dios, pagano) y con la aridez de la tarea educativa concreta que debemos realizar en este tiempo”, precisó Eichhorn.

El Santo Padre Benedicto XVI habla de una emergencia educativa:
“Educar nunca ha sido fácil, y hoy parece cada vez más difícil; por eso, muchos padres de familia y profesores se sienten tentados de renunciar a la tarea que les corresponde, y ya ni siquiera logran comprender cuál es de verdad la misión que se les ha confiado. En efecto, demasiadas incertidumbres y dudas reinan en nuestra sociedad y en nuestra cultura; lo medios de comunicación social transmiten demasiadas imágenes distorsionadas. Así, resulta difícil proponer a las nuevas generaciones algo válido y cierto, reglas de conducta y objetivos por los cuales valga la pena gastar la propia vida.

En realidad, el aspecto más grave de la emergencia educativa es el sentido de desaliento que invade a muchos educadores, especialmente a padres de familia y profesores, ante las dificultades que plantea hoy su tarea.
En efecto(...): sólo una esperanza fiable puede ser el alma de la educación, como de toda la vida. Hoy nuestra esperanza se ve asechada desde muchas partes, y también nosotros, como los antiguos paganos, corremos el riesgo de convertirnos en hombres 'sin esperanza y sin Dios en este mundo', como escribió el apóstol san Pablo a los cristianos de Éfeso (2, 12). Precisamente aquí nace la dificultad tal vez más profunda, para una verdadera obra educativa, pues en la raíz de la crisis de la educación, hay una crisis de confianza en la vida, que en el fondo, no es más que desconfianza en Dios, que nos ha llamado a la vida”.

El Dios de la vida se manifiesta resucitando a Jesucristo; Jesús es la Resurrección y la Vida. “En Él encontramos la esperanza que nos salva. Él es la respuesta plena, no sólo a nuestra vida personal, sino a esta emergencia educativa en la cual nos encontramos ~señaló el Sr. Obispo~ si no renacemos de nuevo, si no recobramos la fuerza por el don de Jesús resucitado, siempre nuestra vida cristiana será mediocre y no transmitiremos lo valores supremos que humanizan verdaderamente a nuestros hermanos alumnos y a nuestros hermanos docentes.
Ver a Jesús resucitado no sólo renueva nuestra esperanza, sino que, a su luz, todo cobra nuevo sentido y valor. Estamos llamados a una vida plena y esa vida, ya se está dando entre nosotros.
De ahí el urgente llamado de los obispos latinoamericanos en Aparecida (cf. 12): debemos recomenzar desde Cristo. Cristo debe ocupar el centro de nuestra vida
. Necesitamos dejarnos aferrar por Él y recomenzar siempre de Él. Todo lo demás deberá considerarse como “pérdida, ante la sublimidad del conocimiento de Cristo Jesús” (Filip. 3,8).

Ser cristianos coherentes, sinceros, de aquellos que han hecho una verdadera profesión de fe en Cristo muerto y resucitado. Profesión de fe que se transforma en amor ardiente al Señor, aspiración a configurarnos con Él, asumiendo sus sentimientos y su forma de vida, su abandono confiado al Padre, su entrega a la misión evangelizadora. Profesión de fe, que hace de nosotros auténticos discípulos misioneros en nuestra labor docente, la cual así, se encontrará renovada, llena de la fuerza que da el Espíritu que Jesús derrama sobre los que creen en Él”.

Objetivos Pastorales y deseos de los
Colegios Católicos de la Diócesis

Colegio Nuestra Señora de Loreto
Jardín el Portal de Belén

“Educar haciendo presente a Cristo en nuestros alumnos, para que vivan a la luz del Evangelio la experiencia transformadora, que los guíe al encuentro de su identidad”.

ICS
“Tras las huellas de Cristo a la manera de Francisco”.

San Francisco de Asís
“Que podamos ser protagonistas de la fe”.

Inmaculado Corazón de María
“Fieles a un corazón cristiano”.

Escuela Nuestra Señora de Luján
“Ser ejemplo y testigo para realimentar el hacer cotidiano”.

San Judas Tadeo
Santa María de Guadalupe

“Enséñanos el camino para llegar al Padre”.

María Auxiliadora
“Educar con el corazón de Don Bosco”.

Escuelas: Jardín Virgen Niña; EPB Félix Burgos; ESB Félix Burgos; Polimodal San José; Inicial, EPB y ESB Nuestra Señora de la Paz
“Pidan y se les dará; busquen y encontrarán; llamen y se les abrirá...
Porque todo el que pide, recibe; El que busca encuentra; Y al que llama se le abrirá...” (Mt 7,7).

Colegio Sagrado Corazón, de Castelar
“¿Por qué buscan entre los muertos al que está vivo? Lc. 24, 5
Caminemos sobre las huellas de Jesús, buscándolo en nuestros hermanos y hermanas, especialmente entre los más postergados y excluidos. En la escuela, en la familia, en el barrio, entre los más pobres... en nuestro ser y hacer de cada día”.

Colegio Monseñor Tomás J. Solari
“...Que felices serían los pueblos si los hombres anduviesen por el camino de la vida, siguiendo las huellas del Maestro.”

Instituto Inmaculada
“En la fragilidad buscamos tu rostro, Señor”.

Instituto Prof. Virginia C. Gamba, de Morón Sur

“Educar en libertad para el amor”.

Escuela Parroquial María Reina
“Generar proyectos que nos permitan alcanzar una identidad como comunidad, fomentando la participación de todos sus miembros en donde el eje transversal sea la espiritualidad, el conocimiento y la comunicación”.

Instituto Educativo Parroquial Sagrado Corazón de Jesús, de Hurlingham
“-Consolidar nuestra identidad como escuela cristiana católica, asumiendo desde la fe la misión evangelizadora.
-Articular nuestra cosmovisión cristiana con los contenidos pedagógicos, en el marco de una nueva legislación educativa, desde una mirada esperanzada de la realidad.
-Promover espacios de encuentro, de oración, celebración y reflexión comunitaria”.

Instituto Parroquial Cristo Obrero
“Refortalecer los vínculos en la comunidad educativa, a la luz del evangelio”.

Colegio Parroquial Nuestra Señora del Buen Viaje
“Familia humana: Comunidad en Paz”.

Instituto Corazón Eucarístico de Jesús
“Vivir y hacer vivir el ideario Antoniano.
Mejorar el clima institucional y las relaciones interpersonales”.

 

Mayo ~ Junio de 2008