Seminario Diocesano San José

Ingreso de nuevos seminaristas

Como todos los años, el P. Fernando Laguna, Rector, y toda la comunidad del Seminario San José, convocaron a las familias y comunidades de la Diócesis a acompañar a los seminaristas participando del Día de la Familia.

La jornada tuvo lugar el 15 de marzo, comenzando con una celebración eucarística en honor a San José, Patrono del Seminario, presidida por Mons. Luis Guillermo Eichhorn. Además de un grupo de Sacerdotes, concelebró el Obispo de Merlo-Moreno, Mons. Fernando María Bargalló.
Durante la misma se dio la bienvenida a los nuevos seminaristas: Matías Gabriel González, por Morón; y Nicolás Devoli, por Merlo-Moreno.
Posteriormente, quienes se acercaron al Seminario pudieron realizar un recorrido por sus instalaciones, compartir el almuerzo a la canasta y una tarde festiva.



Un día importante para el Seminario. El don del llamado
“Los nuevos seminaristas son un regalo que Dios nos ha dado”, enfatizó Mons. Eichhorn, agradeciendo al Señor por el don tan grande de la vocación, del llamado:
“Dios, en su proyecto, ha pensado en un Jesús encarnado que vive en medio de su pueblo, de su familia, para congregar en la unidad, en una alianza de amor y comunión. En este contexto surge el llamado. Al observar la historia de la salvación, se ve al Señor que siempre ha ido llamando a hombres y mujeres, encomendándoles una tarea, una misión. Se ve a muchos de ellos que, a lo largo de la historia, han estado al servicio del Pueblo de Dios, de la alianza de Dios con su pueblo”, subrayó, recordando que cuando fue inminente la venida de Jesús, llamó a José para prepararle una familia y un hogar, como también a María, para que ambos sirvan a Jesús.

“Y, hoy, continúa llamando. Por eso tenemos que darle gracias por el don de su llamado, cayendo en la cuenta de que cada uno de nosotros somos llamados por Dios a ser miembros de su pueblo, a construir esa comunión de amor, y a ser santos con todos los Santos del Cielo”.

¿Cómo estamos respondiendo a ese llamado?
Aquí está la clave. El Señor siempre invita, llama, propone, pero nunca violenta la voluntad del hombre, que siempre tiene ese margen tan grande de respuesta. “Sabemos en nuestra historia personal, cuántas veces le decimos no al Señor. Nos dejamos llenar de egoísmos, intereses personales, tantas cosas que se convierten en ídolos, quitándole a Dios el señorío en nuestras vidas.

No hay siempre respuestas positivas, porque se ha enfriado en nosotros el amor por seguir a Jesús y entregarle la vida por su Reino, por su proyecto.

La mediocridad y tibieza se superarán en la medida en que con generosidad y entrega total, sigamos al Señor descubriendo que nos ama, nos libera, nos llama para darnos vida abundante”, puntualizó entre otros aspectos el Sr. Obispo, afirmando al concluir que “el Señor no anda con medias tintas, nos mira, nos llama y nos dice como aquel joven del Evangelio: 'Te hace falta una cosa: Deja todo, dalo a los pobres y sígueme'.
Seguir al Señor tiene sus renuncias. Él nos propone un programa en el Evangelio, que tenemos que asumir. Es el programa de Jesús, camino, verdad y vida”.

Mons. Eichhorn llamó a rezar para que los seminaristas sean fieles y generosos en esta respuesta, y para que, si es voluntad del Señor, envíe más seminaristas, suscite más respuestas al llamado a la vocación sacerdotal. Y aconsejó de hacerlo teniendo en cuenta algo que da gran confianza: “Estar unidos a Jesús, amándolo. Todos nosotros, discípulos, unidos en un solo corazón, pidiendo al Padre. Les aseguro que esa oración será escuchada, porque Él está en medio nuestro rezando con nosotros, como lo promete en el Evangelio: 'Cuando dos o más se reúnan en mi nombre y pidan algo a mi Padre, se lo concederé, porque yo estaré allí, en medio'”.


Los nuevos Seminaristas

Matías (en la foto, a la izq.):
De 24 años de edad, proviene de la Parroquia San Judas Tadeo, de Ituzaingó, y siente que es voluntad de Dios que él esté en el Seminario. El Señor fue preparando el camino, que en los últimos años, a partir de una fuerte experiencia en el 2004, ha estado recorriendo y rezando en la facultad, en la Parroquia, en los distintos ambientes que frecuenta, siendo acompañando en el discernimiento por el P. Mauricio Larrosa.

Nicolás (en la foto, al centro):
Viene de la Parroquia Santa María de Guadalupe, de Merlo Moreno. Sus padres, muy comprometidos con la Fe, al realizar el retiro de Cursillos y llevarlo a los distintos encuentros, lo fueron introduciendo en la vida de la Iglesia, hasta que en el 2001 tuvo la gracia de participar en un retiro del Movimiento de Partida. Continuó normalmente, hasta que en el 2005 fue invitado nuevamente a participar del Movimiento, lo que hizo que asumiera un mayor compromiso con el trabajo con los jóvenes. Fue en otro retiro organizado por la Pastoral de Juventud, cuando surgió en él la inquietud por la vocación sacerdotal; lo acompañó el P. Gustavo Esteche en el discernimiento para ver qué es lo que Dios le pide, y una de las opciones que le pareció más adecuada fue la de ingresar al Seminario.

Entre sus preferencias, ambos seminaristas manifestaron querer dedicarse a trabajar y estar con la gente, sirviendo a Dios en medio de su pueblo.☺

Nuestra Diócesis

La Casa de la Catequesis avanza en su construcción

Con consenso de los sacerdotes y del Sr. Obispo, se encaró esta importante obra, sobre el terreno en el que se encontraba el antiguo edificio de la Casa de la Catequesis.
El proyecto ha permitido que la nueva edificación se construya de modo gratuito para el Obispado que, además, contará con oficinas, dependencias, un local para alquiler y cocheras.

“Se ha podido concretar algo muy deseado desde hace tiempo ~sostiene Mons. Santiago Olivera~ De otra manera no se hubieran podido mejorar las instalaciones de la Casa, que requerían una gran inversión de dinero. Recursos que el Obispado no posee.
Quienes la conocieron saben que era una casa muy vieja, con grandes problemas edilicios, como las instalaciones eléctricas, los techos, los pisos, incluso de derrumbe.
Este trato con una empresa de prestigio, como lo es ‘Torres Morón S.A.', hizo posible que sin ningún gasto por parte del Obispado, muy pronto podamos contar con una Casa de la Catequesis apta para nuestros tiempos".☺


Nuestra Diócesis

Pronto se inaugurará la Casa Diocesana de Espiritualidad

Un proyecto destinado al servicio de todos

La Casa Diocesana de Espiritualidad surge como una respuesta a la necesidad de la Diócesis, de un espacio físico en el que el Clero, las numerosas Parroquias, grupos, movimientos y asociaciones, puedan realizar frecuentemente sus reuniones, retiros, cursos, convivencias, etc., a un costo mínimo (para cubrir su mantenimiento), entre otros aspectos.

Para tal fin, se dispuso de las instalaciones donde anteriormente funcionaba el Instituto de Teología.
Dicha edificación con el paso del tiempo se fue deteriorando, por lo que ha sido necesario pedir asistencia económica. Los hermanos alemanes de “Kirche in Not” no tardaron en brindar su ayuda, donando una cantidad de dinero, que junto con otras donaciones han permitido encarar la primera etapa del proyecto de remodelación y recuperación de la casa, como se anunció en la edición anterior de Seguimos Caminando. Con alegría, Mons. Eichhorn compartió que, Dios mediante, para principios de mayo estaría terminada esta primera parte.


Segunda etapa y un llamado a la solidaridad Diocesana
El Sr. Obispo se vio también muy entusiasmado con la segunda etapa de la obra, en la que se proyecta ampliar la construcción, agregando nuevas habitaciones individuales y otras dependencias necesarias para albergar grupos más numerosos.
“A esto se suma la importancia que le da al lugar, la cercanía con el Seminario y el uso de la Capilla y el amplio parque”, subrayó Monseñor Eichhorn, remarcando que es un proyecto al servicio de toda la comunidad diocesana. Una oportunidad para que toda la Diócesis se sienta solidaria, ya que todos serán beneficiados al contar con un lugar para el crecimiento en la vida cristiana, espiritual, y en la formación del pueblo de Dios. Por mínimo que sea, el aporte de las parroquias, movimientos e instituciones será de gran valor, para ayudar a cubrir los costos de los trabajos”.

Donaciones
Aquellos que deseen donar dinero en efectivo pueden hacerlo llegar a la Curia diocesana, en la cual se ha abierto una cuenta destinada a ese solo efecto.
A quienes deseen colaborar con materiales de construcción, se recomienda comunicarse con el ecónomo diocesano, Diác. Enrique Fraga, para conocer acerca de las necesidades y coordinar la entrega. Tel: 4629-3143 Lunes, miércoles y viernes, de 9 a 12 horas.☺

 

Marzo ~ Abril de 2008