Vida Consagrada

El Espíritu y la Esposa dicen: “Ven”, que el que escucha diga también: “Ven”… “Ven Señor Jesús”. (Apoc 22,17-20).


Somos una comunidad joven y pequeña, que vive en fraternidad, siguiendo a Cristo en castidad, pobreza y obediencia, en la Iglesia y para la Iglesia, al servicio de la evangelización y obras de misericordia. Como dice la parábola: Somos como un granito de mostaza, la semilla más pequeña, pero que algún día será un árbol grande y podrá cobijar hasta las aves.

La Familia Marana-tha nace del Amor Divino de la Santísima Trinidad y se cimenta en tres pilares de espiritualidad:

EL EVANGELIO, como escuela de vida. A través de la Lectio Divina rumiamos y enseñamos a orar la Palabra de Dios, asiduamente, en nuestra oración personal y comunitaria.

ADORACIÓN EUCARÍSTICA. Por gracia del Espíritu Santo, nos sentimos llamados a convertirnos en adoradores “ en espíritu y en verdad”, descubriendo y profundizando en el encuentro con Cristo Vivo, presente en la Sagrada Hostia.

SER RESPUESTA. Como María, Virgen de la Ternura y de la compasión, nos hacemos respuesta contemplativa: desde la oración, comprometida: con toda nuestra vida, y solidaria: saliendo al encuentro y sirviendo a todo el hombre y a todos los hombres en las exigencias de estos tiempos, para que a través de las obras de misericordia, el acompañamiento personalizado y los retiros de evangelización, descubran el gran valor de su dignidad integral como hijos de Dios, y la capacidad escondida dentro de su ser, para ser amado y para amar.

La Asociación Privada de Fieles Mixta Marana-tha está constituida por tres ramas de miembros:
“Seguidores de Jesús”, vida consagrada, Hermanos y Hermanas Marana-tha; “Peregrinos al Padre”: matrimonios comprometidos y “Llamados en el Espíritu”: laicos comprometidos a la comunidad.


Un poco de historia
Corría el año 1990. El Padre Elías Cavero Dominguez (el fundador), que en ese entonces era Párroco de “Sagrada Familia”, en Avellaneda, ve la necesidad de un grupo de niñas pobres del barrio, y junto con fieles laicos de su comunidad, deciden dar una respuesta concreta y acogen a las mismas.
Un grupo de jóvenes que estaban discerniendo su vocación a la vida consagrada, guiadas por él, se reúnen para vivir juntas, en una vida de oración y apostolado, comprometiéndose en el cuidado y educación de las niñas y misionando en una villa. Nace así, la célula inicial que daría impulso a la comunidad de Hermanas.

Cuando en el año 1992, el Padre Elías se traslada como Párroco de Santa Teresita, del Partido de la Costa (Diócesis de Chascomús), el grupo crece y se va consolidando el estilo de vida consagrada.
Así, desarrollan su carisma a través de:

Hogares de niños Marana-tha (con sede en Santa Teresita, Partido de la Costa): “pequeñas casas tesoro”, donde intentan servir al Señor en los niños más necesitados, experimentando que hay más alegría en dar que en recibir.

Retiros de espiritualidad, llamados “Ágapes”, donde acompañan a todos los que se acercan a transitar la senda que lleva a descubrir, con alegría, el sentido de nuestra vida, a través de la reconciliación, los sacramentos, la oración personal y comunitaria, la vida fraterna y la caridad. Fortalecidos por el Espíritu Santo anuncian el Kerigma, el mensaje de Salvación de nuestro Señor Jesucristo “hasta que lleguemos todos a la unidad de la fe y del conocimiento pleno del Hijo de Dios, al estado de hombre perfecto, a la madurez de la plenitud de Cristo” (Ef 4,13 ).

Acompañamiento de:
- Los miembros de la Asociación.
- Casas de Oración: A imitación de las primeras comunidades cristianas se reunen como “iglesia doméstica” para compartir la fe y la vida, estableciendo relaciones humanas profundas, redescubriendo el don de ser familia y fraternidad, tan herido en estos tiempos. Como frutos del encuentro con Jesús y del compromiso solidario algunas Casas de Oración han dado nacimiento a merenderos y centros de día (en Pinamar, Madariaga, Ramos Mejía).
- Servidores Orantes: A partir de la oración personal muchos descubren el don de la intercesión por toda la Iglesia, sus Pastores, las necesidades de la Obra Marana-tha, y de todas las intenciones y necesidades de las personas que se acercan pidiendo oración por distintas circunstancias. Reunidos periódicamente para adorar a Jesús Sacramentado, se contituyen en colaboradores de sus Párrocos en este y otros servicios, como también en clínicas, hospitales, geriátricos, etc.

- Misión: Utilizan todos los medios a su alcance para la evangelización (medios de comunicación: radio, revista Ser Respuesta), CD, etc.

En Morón
Hace un tiempo, buscando casas para realizar sus retiros, se encontran con la casa “Sor Eusebia Palomino”, de Morón, que pertenece a la congregación “Hijas de María Auxiliadora”. Estas Hermanas les propusieron participar de la misión de esta casa haciéndolas responsables de su administración, propuesta que la comunidad recibió con alegría, ya que les permite profundizar en el acompañamiento de personas que quieren tener una experiencia de encuentro personal con el Amor Divino.

Invitan a quienes tengan interés en conocer más sobre su Comunidad, carisma, o le interese participar de las actividades de espiritualidad: Ágapes, Casas de Oración, o Servidores Orantes, comunicarse vía mail a:

hermanasmaranatha@yahoo.com.ar
somaranatha_baires@yahoo.com.ar

Nuestra Diócesis

Comenzaron los trabajos para una casa diocesana de espiritualidad

Queremos comunicarles con mucha alegría, que hemos comenzado la primera etapa de arreglos de la vieja casona del seminario que será destinada, si Dios quiere, a una casa diocesana de espiritualidad.

Esta primera etapa consiste en la reparación de los techos, trabajo en gran parte solventado por los hermanos alemanes, a través de una donación de Kirche in Not de 10.000 dólares.
Estamos abocados a conseguir más recursos para la construcción de una cocina grande y de un nuevo núcleo de sanitarios.

El Sr. Obispo ya ha conversado con algunos dirigentes de movimientos e instituciones de la Diócesis, animándolos para que aporten recursos para avanzar en el acondicionamiento de esta casa, que está destinada para el servicio de todos.

Aquellos que deseen donar dinero en efectivo pueden hacerlo llegar a la Curia diocesana, en la cual tenemos abierta una cuenta destinada a ese solo efecto.

Si quisieran colaborar con materiales de construcción, comuníquense con el ecónomo diocesano, Diác. Enrique Fraga, para conocer acerca de las necesidades y coordinar la entrega.
Tel: 4629-3143 Lunes, miércoles y viernes de 9 a 12 horas.☺

Enero ~ Febrero de 2008