Editorial

A diez años del fallecimiento
del Cardenal Pironio

El pasado 5 de febrero se cumplieron diez años de la muerte del querido Cardenal, Eduardo Pironio. Los que tuvimos la gracia de conocerlo, aunque sea muy de paso, hemos experimentado el gozo de ver a un hombre de Dios, profundo y sencillo, de sonrisa honda venida del gozo de su vida Trinitaria, venida del gozo de su vida vivida en esperanza y con la experiencia de la Cruz.

Su cuerpo descansa en Luján. Desde hace diez años la peregrinación a la casa de María, con todo lo que ello significa, se hizo también peregrinación a los pies de la imagen del Sagrado Corazón, donde descansa el sacerdote y obispo Eduardo Francisco Pironio. Una tarde del 2006, frente a su tumba sencilla, conociéndolo por su obra, palabras y escritos, escribí con el corazón, desde el corazón agradecido por su ejemplo:

“Gozaste con la Iglesia, gozaste en la Iglesia.
Sufriste con la Iglesia, sufriste en la Iglesia.
Amaste a la Iglesia, ofreciste por la Iglesia”.

Quiera Dios que la riqueza de esta vida, que la riqueza de este pastor bueno, imagen del Buen Pastor, nos ayude a todos a renovar nuestro deseo de caminar por los caminos de la santidad.

SEGUIMOS CAMINANDO 2008
Fiel a su nombre, sigue caminando, y en el camino se suman nuevas personas, y con ellas nuevos deseos, entusiasmos y generosidad para seguir sirviendo a la comunidad por medio de este medio.

Agradezco a los que seguirán colaborando desde otro lugar, agradezco a los que se suman como equipo de redacción y columnistas. Agradecemos al Obispo que nos alienta y estimula, para que con mayor frecuencia sigamos caminando.
Agradecemos a los que escriben alentando, y a los que distribuyen “Seguimos Caminando”, ya que con ese servicio silencioso, oculto y generoso, contribuyen a la comunión diocesana.

Mons. Santiago Olivera
Vicario General de Morón


INTENSA VIDA ECLESIAL


El cardenal Eduardo Pironio cumplió una intensa vida eclesial, tanto en la Argentina como en Roma, que lo llevaron a ser papable en dos cónclaves.

Nació en Nueve de Julio, provincia de Buenos Aires, el 3 de diciembre de 1920; hizo sus estudios eclesiásticos en el Seminario San José, de La Plata, y fue ordenado sacerdote el 5 de diciembre de 1943, en la basílica nacional de Nuestra Señora de Luján.

Pablo VI lo eligió Obispo titular de Ceciri y auxiliar de La Plata, el 24 de marzo de 1964; recibió la ordenación episcopal en el santuario de Luján, el 31 de mayo de 1964.
Entre los cargos que ocupó, cabe mencionar el de vicario general de la diócesis de Mercedes; profesor y luego rector del Seminario Mayor de Villa Devoto; profesor y Decano de la Facultad de Teología de la Pontificia Universidad Católica Argentina Santa María de los Buenos Aires.

Fue asesor nacional de la Acción Católica Argentina y presidente de la Comisión de Fe y Ecumenismo de la Conferencia Episcopal Argentina.

En noviembre de 1972, fue elegido presidente del CELAM y reelegido en 1974.
El 27 abril de 1972, Pablo VI lo nombró obispo de Mar del Plata, y dos años más tarde lo llamó para predicarle los ejercicios espirituales de Cuaresma en la Curia Romana.

El 24 de mayo de 1976, el Santo Padre lo crea cardenal del título de los Santos Cosme y Damián.

El 9 de abril de 1984, Juan Pablo II lo nombra presidente del Consejo Pontificio para los Laicos, y lo confirma por un segundo quinquenio el 9 de abril de 1989 y por tercera vez el 9 de abril de 1994, hasta 1996 cuando presenta su renuncia.


Partieron a la Casa del Padre

En el mes de enero, el Señor llamó a su presencia a Mons. Ismael Guillermo Calcagno y al P. Osvaldo Leandro Remón.

Mons. Ismael Calcagno

Antiguo Párroco de Sagrada Familia, de Haedo, falleció por la tarde del miércoles 23 de enero, a los 77 años de edad, cuatro horas después de haber sido internado en el Hospital San Juan de Dios de Ramos Mejía, debido a una seria complicación en su ya deteriorado estado de salud.

Mons. Calcagno había nacido en Morón, el 26 de mayo de 1936. Cursó sus estudios eclesiásticos en el Seminario de La Plata. Mons. Miguel Raspanti lo ordenó sacerdote en la Catedral de Morón, el 15 de agosto de 1961.

Enseguida viajó a Europa e ingresó al Instituto Lumen Vitae de Lovaina, Bélgica, donde obtuvo el título de Licenciado en Catequesis y viajó a otras ciudades en las que participó de otros cursos relacionados con este tema y con el de la Liturgia, como Munich, Nimégue, Luxemburgo, Roma, Turín, París y Milán.

En sus 46 años de vida sacerdotal desempeñó distintos cargos eclesiásticos, alguno de los cuales fueron:

-Vicario Episcopal para la Administración de la Curia Diocesana
-Vicario Episcopal de Fe y Culto.
-Consultor Diocesano.
-Miembro del Consejo Presbiteral.
-Director de la Junta Catequística Diocesana.
-Párroco de María Reina, Morón.
-Vicario Parroquial de la Iglesia Catedral.
-Secretario Diocesano de Liturgia.
-Capellán del Hospital Municipal de Morón.
-Asesor de los Jóvenes de la Acción Católica Argentina.
-También integró distintos organismos diocesanos en calidad de miembro.

El 30 de abril de 1988 fue nombrado Párroco de Sagrada Familia de Haedo, donde permaneció hasta el 4 de marzo de 2002, cuando ya se agudizaba la enfermedad que lo acompañó hasta la muerte. Pero continuó residiendo en dicha casa parroquial hasta el día de su fallecimiento.

Fue un propulsor de la catequesis en los años siguientes al Concilio Vaticano II y autor de numerosos libros y escritos sobre esta materia a lo largo de su vida, que se difundieron no sólo en toda la Diócesis, sino también en el país y en Latinoamérica.

A instancias de Mons. Justo Oscar Laguna, el Papa Juan Pablo II lo nombró en 1988, Prelado de Honor de su Santidad, en reconocimiento de su ministerio.

A las 18 horas del 23 de enero, mientras Mons. Santiago Olivera, Vicario General, el P. José Antonio Demaría, Párroco de Sagrada Familia de Haedo, la Srta. María Terragni, Recepcionista de la Curia Diocesana y amiga del P. Ismael, y el Señor Ricardo Ibáñez, su asistente y amigo durante muchos años, lo acompañaban recitando oraciones, se durmió para siempre con un rostro que manifestaba serenidad.
En la mañana del jueves 24, en el Templo parroquial de la Sagrada Familia, tuvo lugar la Misa de cuerpo presente, que fue presidida por el Obispo de Morón, Mons. Luis Guillermo Eichhorn.

P. Osvaldo Leandro Remón

Breve reseña histórica:
Nació en Buenos Aires, el día 2 de agosto del año 1922. Fue alumno del colegio salesiano y Fraile franciscano capuchino, siendo ordenado sacerdote en Montevideo (Uruguay), el 15 de agosto de 1949. Sus primeros diez años de sacerdocio los vive en la fraternidad franciscana capuchina.
Fue recibido por Mons. Raspanti en la Diócesis de Morón, el 7 de mayo de 1959, en la que se incardinó definitivamente el 8 de agosto de 1965.
Desempeñó el oficio de vicario ecónomo en la parroquia Los Santos Ángeles Custodios, de Ituzaingó sur, desde el 26 de marzo de 1960.
En el mes de Diciembre del año 1979, fue nombrado párroco de Ntra. Sra. de la Merced, de Merlo.
Presentó su renuncia como párroco por motivos de edad, el 11 de agosto de 1997. Se le pidió que continuara en dicho oficio hasta que fue nombrado párroco emérito de La Merced, el 26 de febrero de 2000.
El 15 de agosto de 1999 celebró sus bodas de oro sacerdotales.
Falleció en Ituzaingó, en el Hogar Nuestra Señora de Belén, en la mañana del día 25 de enero de 2008, a la edad de 85 años.

Enero ~ Febrero de 2008