Misioneros

Un solo sacerdote para 30000 latinos

Experiencia del P. Marcelo
Jofré en Noruega

Desde hace casi dos años, el P. Jofré acompaña a la comunidad latina de las ciudades de Oslo, Bergen, Kristiansand y Stavanger, de Noruega, Europa.

Hacía tiempo que el P. Arne Kirsebom, de los Sagrados Corazones, lo había invitado a visitar Noruega. Cuando tuvo la oportunidad por un viaje a Italia, aprovechó la ocasión para conocer el país. El Obispo del lugar le transmitió la necesidad de la comunidad latina que no contaba, desde hacía ocho años, con un sacerdote que la atendiera. Le preguntó si no deseaba quedarse, lo que sorprendió al P. Marcelo. Y así, comienza esta historia.

A su regreso, dialogó con el entonces Obispo de Morón, Mons. Laguna, quien le dio el permiso al término de su mandato, para ir por tres meses a conocer el lugar y la gente.
Fue recibido con gran entusiasmo por una feligresía que no contaba con nada. A las Misas concurrían menos de diez personas, y eran presididas por Sacerdotes que no hablaban español.

No realizó muchas cosas, porque sólo iba por poco tiempo. Al volver al país, Mons. Eichhorn había asumido como nuevo Obispo de Morón, y la Diócesis de Oslo, también contaba con un nuevo Pastor. Ambos Obispos hablaron, pero lo que influyó de manera contundente, fueron las cartas de la gente y de las embajadas de los países latinos, en las que se reclamaba por un tiempo más al P. Marcelo, al menos, hasta que la comunidad crezca en su organización.

Finalmente, Mons. Eichhorn dio el permiso para que resida en Oslo por tres años, lo que implicó una actitud de desprendimiento del nuevo Obispo, que enfrenta entre otras problemáticas, la falta de Sacerdotes.

Al llegar a Noruega, comenzó a trabajar de una manera diferente, buscando concretar un proyecto pastoral, observando las necesidades y anhelos de la gente.

La experiencia pastoral es muy diferente de como se plantea en Morón, en donde, por lo general, el Sacerdote tiene su Parroquia, su territorio, su gente. En Noruega, el P. Marcelo no tiene asignada una Parroquia, sino a cada persona latina, de las ciudades antes mencionadas, que son las más importantes de la Diócesis. “Si bien cada latino pertenece a una Parroquia, es muy cierto que uno se siente mucho mejor cuando participa en comunidades o se es atendido en el propio idioma”, opina el P. Jofré, comentando que “Noruega cuenta con unos 30.000 latinos. Más del 50% son provenientes de Chile (muchos se fueron exiliados por la dictadura militar), después de Méjico, Centro América, España. Actualmente, llegan muchos de Venezuela”.

Actividades pastorales
Distintas actividades favorecieron el crecimiento de la comunidad y el incremento en la asistencia a Misa.
Catequesis de adultos, charlas sobre Biblia, cursos para confirmación y bautismo, listas de enfermos.
Se formó un coro con canciones e instrumentos típicos de Latinoamérica, un grupo de liturgia, grupos de matrimonios y jóvenes. Se desarrollaron dos páginas WEB y se logró la presencia en un programa de radio de música latina. A través de charlas por este medio, muchos se enteraron de la novedad de un sacerdote de habla hispana y se integraron a la comunidad.

www.comunidadhispanaoslo.org (Oslo)
www.comunidadsanjose.org (Bergen)

Trabajaron con cursos bíblicos, de formación, retiros espirituales, dos de ellos predicados por el P. Recondo y Mons. Santiago Olivera.
Cuando llegan los días nacionales de algún país, tiene lugar una fiesta a la que se invita a toda la comunidad hispana, pero especialmente a los miembros del país que celebra su fecha patria. Buscan preparar comidas, canciones y bailes típicos. También, celebran el día del inmigrante y se juntan fondos para ayudar a los países hispanos más necesitados.

Otros aspectos claves son las visitas a las cárceles, en las que hay muchos latinos presos; a los siquiátricos y lugares en los que se atiende a drogadictos; y el acompañamiento de indocumentados, que viven de forma indigente y a quienes hay que llevar la comunión a escondidas.

Se dan muchas conversiones, por ejemplo: Luteranos que al casarse con latinos, bautizan a sus hijos en la Iglesia Católica, y al ir a misa, les gustan las canciones y las ceremonias que son mucho más animadas. Hay más actividades que los entusiasman.

En Oslo, si bien el número de católicos está creciendo, actualmente sólo hay tres Iglesias Católicas, siendo San Olaf, la Iglesia Catedral.
El P. Marcelo también misiona al norte del país, donde hay comunidades que sólo tienen dos misas al año, en noruego.
Muy conforme con su trabajo, remarca que “para trabajar bien, haría falta por lo menos, tres sacerdotes. Tengo la esperanza de que podamos entregar la posta e insisto que la comunidad latina debe integrarse a la comunidad noruega, aunque entiendo que la gente quiera su Misa, sus canciones, etc.”.☺

Ordenaciones

Camino al Sacerdocio

Ordenación Diaconal de Juan Agú

El sábado 20 de octubre, en la Catedral, Mons. Luis Guillermo Eichhorn ordenó Diácono Transitorio a Juan Agú, quien a los 65 años de edad, emprende nuevamente su preparación para el Sacerdocio.

En su juventud había realizado sus estudios en el Seminario de Devoto, pero no pudo concluir su preparación por problemas de salud, los que no lo alejaron de su inquietud por las cosas de Dios, ni le impidieron dar catequesis de iniciación a niños y jóvenes a lo largo de su vida. Finalmente, hoy siente que esta Ordenación es la confirmación de su vocación.
Desde hace seis años, trabaja junto a Mons. Raúl Trotz y el P. Juan Bojcetic, colaborando en la Iglesia Catedral.

Agú, que nació en Morón, hijo de una familia de larga historia en la zona, y de profunda vida de fe, manifiesta que su vocación surge desde la infancia, por la adhesión a Dios que sentía ya desde niño, y que fue importantísima la contención que tuvo en el seno familiar. Desde chico estuvo ligado a la Catedral, en la que recibió los sacramentos. De su familia aprendió también, la entrega diaria en las tareas ordinarias y sencillas, sin separarlas de la fe, sin que haya una ruptura.

Su familia es la Iglesia
Cuando su madre se enfermó, Juan asumió su cuidado. Luego de su fallecimiento, dispuso de más tiempo que quiso dárselo a Dios, vinculándose nuevamente con la Iglesia Catedral, colaborando con aquellos más dedicados al trabajo por el Reino del Señor. “Hoy, me pongo al servicio del pueblo de Dios, sirviendo a la Iglesia Diocesana”, enfatizó Agú.

Juan Bautista durante muchos años trabajó por el Reino, viviendo como laico. Finalmente, se presentó ante el Sr. Obispo pidiendo ser admitido. Actualizó sus estudios, realizó la preparación correspondiente. Y llegó el momento del Diaconado, el primer grado del Sacramento del Orden.

El ministerio de la caridad, del amor
“Todo Ministerio es un servicio humilde de amor fraterno, no es un factor de poder o de dominio”, remarcó Mons. Eichhorn, destacando que el momento culminante de la Ordenación, es la imposición de manos y la oración consagratoria. “Es el signo por el que los apóstoles transmiten el Espíritu Santo, orando para que le cambie el corazón y pueda servir amando.
Todas las funciones ministeriales que realiza un Diácono: La predicación de la Palabra, la atención de los pobres, el servicio de caridad y litúrgico en el altar, la administración de sacramentos, siempre debe ser una expresión y manifestación de amor, de caridad. Es lo esencial del Ministerio”.

Dar la vida
“El que quiera ser el primero que se haga el servidor, como el Hijo del hombre que no vino a ser servido, sino a servir y dar su vida en rescate por una multitud”. “Dar la vida en el servicio, en el amor, en la caridad, don de sí continuamente para todos los hermanos, es el sentido del Ministerio Diaconal”, subrayó el Sr. Obispo, explicando que el Espíritu descenderá sobre él, para renovarlo internamente asemejándolo más a Jesús servidor, que entrega su vida. El Espíritu le cambiará el corazón, enseñándole a amar como Jesús ama”.
“Que todos descubramos que lo que vale en la Iglesia, es vivir este misterio de amor y comunión con Jesús. Amar y servir a Cristo, a quien encontramos en cada uno de nuestros hermanos, especialmente, en los más pobres y necesitados”, finalizó.☺


Noviembre ~ Diciembre de 2007