Vida Consagrada - Equipo Coordinador

Fiesta Jubilar de la Vida Religiosa

Renovación de las Promesas de Fidelidad
de los Religiosos presentes en Morón

La Diócesis estuvo de fiesta en este año jubilar, y los consagrados y consagradas presentes en ella, compartieron este festejo y el deseo de seguir caminando con Jesús.
El 8 de setiembre es el Día de la Vida Consagrada, por eso, el 13 del mismo mes, se encontraron en la Iglesia Catedral para celebrar el Jubileo de la Vida Religiosa junto al Obispo, Mons. Luis Guillermo, y la comunidad diocesana.
Durante la Eucaristía, los religiosos y religiosas renovaron sus Promesas de Fidelidad.

En la homilía, el Sr. Obispo habló sobre el carisma de la Vida Consagrada, tan importante para la Iglesia, y sobre todo, para la Iglesia particular de Morón.
Señaló, también, aspectos medulares de la vida religiosa:

1º- La Intimidad con Jesús, la dimensión contemplativa de la Vida Religiosa
“Si hay algo que tiene que caracterizar la vida religiosa, es la actitud de humildad, de pobreza, de pequeñez espiritual, que hace que el Señor revele sus misterios, para lo cual es necesario vivir en esa intimidad con Él. ‘Busquen y encontrarán, llamen y se les abrirá’. Las Palabras del Evangelio alientan para que, identificados con Jesús como Hijo, podamos amar la voluntad del Padre, voluntad que Jesús amó con alegría, con generosidad, con entrega total”.


2º- La espiritualidad de comunión. La dimensión de la comunión fraterna
“Seguir a Cristo significa vivir en comunión e identificado con Él, participando del misterio de pertenecer al Cuerpo de Cristo, que es la Iglesia. Por eso, los textos de la primera comunidad cristiana son el paradigma de toda comunidad, especialmente de las comunidades religiosas: ‘Vivían asiduamente escuchando la Palabra de Dios, compartían la oración, la comunión fraterna, la fracción del Pan. Todo lo ponían en común. Vivian con gozo, llenos de alegría. Daban testimonio del Señor, porque Él estaba presente’”.


Respuesta al mundo de hoy
“Estas características de la Vida Religiosa son una respuesta al mundo de hoy: La dimensión contemplativa y la dimensión de comunión fraterna. Comunidades vivas unidas por el vínculo del amor, que dan testimonio alegre de Jesús que está en medio de ellos. Necesitamos esa fuerza que nace de esta vida entregada al Señor, de la fecundidad que parte de la oración, de la riqueza de la Palabra escuchada, meditada y compartida, necesitamos de la fraternidad, de ese testimonio de que sólo Dios basta, sólo Dios es importante.

La Vida Religiosa es fundamental, mucho más allá de las tareas propias de la actividad apostólica que realiza. Esto es lo que necesita la Diócesis, lo que es imprescindible: la vida contemplativa, la oración y la comunión fraterna”.

Al concluir, por intercesión de María del Buen Viaje, el Obispo oró al Señor para que el Espíritu Santo descienda en abundancia sobre todas las personas consagradas y sus comunidades.

Comunidad Amigoniana Mons. Solari, de Morón Sur

75 Años de presencia en la Argentina de los Religiosos Terciarios Capuchinos

El 1º de septiembre, la comunidad amigoniana de Morón celebró los 75 años del arribo al país, de los primeros Religiosos Terciarios Capuchinos, conocidos también como Padres Amigonianos.

Todo comenzó en 1889, cuando Fr. Luis Amigó funda la Congregación de Terciarios Capuchinos, con una misión especial a realizar:
Dedicarse a la educación cristiana de los niños y jóvenes, llevándoles al camino de la Verdad y el Bien, siguiendo los modelos espirituales de Jesús Buen Pastor, Nuestra Madre de los Dolores, y San Francisco de Asís.

De esta forma obran por todo el mundo, llegando a la Argentina para quedarse, el 1º de Septiembre de 1932.

En estos 75 años, han sido numerosas sus obras en el país, como así también las casas en las que han estado trabajando y los Hermanos que han dejado huella.
Colonia General Belgrano, Tucumán; Hogar del Niño, Tucumán; Granja Escuela de Tafí Viejo; Granja Escuela San Isidro; Instituto San Isidro, Verónica, Buenos Aires; Hogar Domingo Faustino Sarmiento, Lomas del Mirador, Buenos Aires; Parroquia San Pantaleón, Diócesis de San Justo; Colegio Monseñor Tomás J. Solari, Morón, Buenos Aires; y Hogar Mons. Emilio A. Di Pasquo, San Luis.

Los primeros Amigonianos que residieron en la Argentina, los “Pioneros y Fundadores”, fueron: Padre Pedro de la Iglesia (1872 – 1968) y Fray Joaquín Bernús Sales (1893 – 1952).

En Morón
Comunidad Solari:
Monseñor Antonio José Plaza, Arzobispo de La Plata, ofreció los terrenos para una Escuela Agrícola. El 2 de enero de 1969 se hace cargo el Padre Ángel Saborit Sanchís, iniciándose las clases el 10 de marzo de 1969.
Formaron parte de la primera comunidad: P. Gregorio Pélaz, Fr. Javier Leza Bujanda y Fr. Salvador Merino.

El día de los festejos, la Sra. Blanca de Castía, Cooperadora Amigoniana, representando a la comunidad, dirigió el siguiente mensaje:

“Hoy se cumplen 75 años de vuestra presencia en Argentina, desde que ingresaron los primeros Capuchinos a la Provincia de Tucumán. Les hablo desde mi corazón, estoy muy feliz de que Dios los haya puesto en mi camino y me haya dado la posibilidad de conocerlos e integrarme en esta gran comunidad.
Dicen que las obras hablan más que las palabras. Y, justamente “obras” es lo que mis ojos han visto a partir de que los conocí.
Recuerdo, así como toda la comunidad, la participación de los Padres Eugenio, Francisco, Gregorio, Luis y Fray Javier, quienes junto a otros Frailes fortalecieron día a día los cimientos de la congregación en la Argentina, y, sobre todo, en Morón. Los llevaremos siempre en nuestro corazón.

Hoy, el Solari crece y se expande acompañado por el P. Joaquín, quien con dedicación y perseverancia, no descuida detalle cuando se trata de la comunidad y de transmitir el modelo de vida que les delegó el Venerable P. Luis Amigó, fundador de la Congregación.

Así como crece y se fortalece nuestra querida comunidad Solari, de la misma forma se multiplica y asienta la Congregación de Capuchinos. Todos tienen una meta en común y una visión alentadora de la vida que transmiten con sus obras y palabras, por eso queremos brindarles nuestro más profundo agradecimiento. ¡Gracias por estar con nosotros!”☺

Septiembre ~ Octubre de 2007