Comunidad Educativa Monseñor Solari

Comenzó la construcción de la
Capilla Nuestra Señora de los Dolores

Después de varios años de muchos esfuerzos por tener su Capilla y poder traer de regreso los restos del querido Padre Gregorio, fundador del Colegio Solari, de Morón Sur, fallecido el 23 de junio de 2005, la comunidad de dicho establecimiento comienza a vislumbrar la concreción de su anhelo.

“La Capilla es una aspiración de la comunidad desde hace mucho tiempo” , comentó el Superior de los Religiosos Amigonianos en Morón, P. Joaquín Portaña, a Seguimos Caminando. “Es un deseo que se vio más apoyado a partir de la muerte del P. Gregorio; muchos quieren que sus restos reposen aquí. Por tal motivo, se creó una comisión con gente tanto del Colegio, como de la que normalmente concurre a Misa. Ellos están trabajando y promoviendo actividades, como rifas, locros, etc., con el fin de reunir fondos para llevar adelante el proyecto”, remarcó.

Hace dos años que comenzaron y ya tienen la dicha de ver los primeros frutos. Se espera que con la colaboración de muchos, puedan concluir la obra en aproximadamente un año, lo que será un servicio tanto para el colegio, como para el barrio.

Para colaborar

Se pueden adquirir las Rifas Pro-Templo, que están en vigencia. Los interesados pueden comunicarse al Teléfono: 4697 - 2936




Parroquia Sagrada Familia, de Morón Sur - Capilla Asunción de María

"Señor de Mailín, Vida de tu Pueblo"

Fiesta del Señor de los Milagros de Mailín

En el día de la Ascensión del Señor al Cielo, Morón Sur celebró la Fiesta del Señor de los Milagros del Mailín, organizada por la comunidad de la Capilla Asunción de María, perteneciente a la Parroquia Sagrada Familia.

Fija está la cruz, mientras el mundo cambia
Este año, la celebración principal fue presidida por el Párroco, Pbro. Arturo Gilotti, quién llamó a vivir de una manera consecuente a la cruz de Cristo.

Hallazgo
Lo primero que aclaró el P. Arturo, es que el milagro del Mailín, no fue una aparición, sino un hallazgo .
Juan Serrano, quien era capataz de José de la Cruz Herrera, observó una luz que lo llevó hasta un árbol en el que encontró la cruz del Mailín. No tuvo una audición, ni una aparición.
Ante el hallazgo, lo primero que ocurre es la fascinación. Juan fue a buscar a sus vecinos y se fascinaron.

“Muchas veces nos falta esta dimensión del hallazgo y de la fascinación, del tesoro del cristianismo. El Señor quiere que nos fascinemos con Él y esto tiene que ver con conectarse con lo más hondo de uno mismo. La fascinación y el hallazgo tienen que ver con el resignificar toda la vida, para hallar el tesoro de Dios. Se debe volver a algo muy íntimo, misterioso y milagroso, una conexión muy profunda con uno mismo, con la vida de Dios en cada uno de nosotros, para descubrirlo, sino no se lo aprecia ”, sostuvo el P. Arturo.

Si se observa al Señor del Mailín, que expresa: “Fija está la cruz, mientras el mundo cambia” , la vida va a cambiar. “Muchas cosas que creemos importantes, pasan a un segundo plano, ocupando el primer plano, el que está vivo en la cruz.
Cristo resucitado se aparece a sus discípulos con las llagas. Nosotros vamos a resucitar y a tener vida, desde aquellos lugares en los que se sufre. El Dios del amor y de la vida vendrá a nuestro corazón, para rescatarnos de nuestro pecado y situación de dolor.
El hallazgo es que descubramos quién nos regala la vida
”, expresó.

Recibir a Jesús en el corazón
“Decir que el Santo Cristo reina en nuestra vida, tiene sus consecuencias: 1°, todo poder tiene que doblarse la rodilla frente a Cristo. Esto celebramos, nuestra vida no puede seguir igual, ante Cristo, uno tiene que cambiar”, subrayó el Sacerdote.

Juan Serrano llamaba al Cristo del Mailín “el Señor forastero”. “El Señor forastero requiere que lo hospedemos en el corazón”, indicó, preguntando “¿cuántas veces en vez de configurarnos con este Cristo sufriente, nos quedamos en la comodidad, en lo placeres del mundo? Sin embargo, cada uno pasará por su cruz, cada uno tiene su propia cruz. Es en esos momentos, cuando hay que hablarle a Jesús. Como cuando se toma gracia, se le agradece al Señor, pero también se le habla de la propia cruz”.

¿Qué significa ser mailinero y recibir la Cruz del Mailín?
“Como adorno no sirve ~dijo Gilotti~ ser mailinero y recibir la Cruz, significa que tu vida queda sellada por Cristo. Nos ponemos en función, no sólo de la Fiesta en honor al Señor de los Milagros, sino de que el mismo Cristo te asegura una mansión eterna en el Cielo. Él, que no falla a sus promesas, nos llevará al Cielo, y nosotros tenemos que vivir de una manera consecuente a la cruz de Cristo.

¿Por qué llevo una cruz? Porque esa cruz me llevará al Cielo y la tengo que llevar con dignidad. La cruz significa una configuración al estilo de vida que el Señor nos propone”. “Tenemos que ser bendición para nuestros hermanos y no una amenaza. Tenemos que tratar bien a nuestro prójimo. Para ser Mailinero, hay que ser testigo”, concluyó.☺

 

Junio ~ Agosto de 2007

 

 

 

 

 

 

 


Contador gratis